Saltar al contenido

Pros y contras de vivir en la ciudad

Ventajas y desventajas de vivir en la ciudad

Las nuevas dinámicas de vida implícitas en los países desarrollados están propiciando un trasvase de población, produciéndose migraciones desde las zonas rurales hasta las grandes urbes, en busca sobre todo de oportunidades laborales. Esta tendencia, lejos de revertirse, es cada día más acusada, convirtiendo las ciudades en un caleidoscopio social y cultural.

Podríamos pecar de ingenuos y pensar que las ciudades siempre estuvieron ahí. La historia de las mismas se remonta a la antigua Mesopotamia, con Ur, uno de los primeros asentamientos humanos con visos de civilización, hace ya 15.000 años.

Desde entonces hasta nuestros días, las ciudades han ido cambiando en forma, pero no en fondo. Administrativamente hablando, siempre ha sido más eficiente centralizar servicios e industria en núcleos concretos, desde los que poder tejer vías de comunicación con el resto del país. Esta constante histórica ha ido vaciando el mundo rural y puesto a los pueblos a merced de las metrópolis.

Son muchos los que acaloradamente discuten sobre la idoneidad de vivir en una ciudad, en contraposición a lo que conocemos como pueblos o zonas rurales, y pese a que el abismo que los separa se ha ido estrechando en las últimas décadas, aún existen profundas diferencias a considerar. No tendría sentido enumerar las ventajas y desventajas de vivir en una ciudad, si no fuera mediante una comparación explícita con respecto a las comunidades rurales.

Ventajas de vivir en la ciudad

Economía

Las economías actuales ya no dependen del sector primario. La manufacturación de productos de alto valor agregado, así como los servicios al consumidor, son ahora el sustento principal de las economías pujantes. Estas actividades económicas se desarrollan casi en exclusividad en la ciudades. Esto las convierte en foco de atracción de empresas y por tanto de trabajadores.

Servicios públicos

Las administraciones públicas hacen estudios poblacionales para establecer sus sedes y centros de atención al ciudadano. La prioridad pasa por dar cobertura al mayor número de personas posible con la mínima inversión, además de hacerlas accesibles. Este hecho propicia que las ciudades aglutinen un mayor número de servicios públicos.

Oferta cultural y de ocio

Obviamente, aquellas empresas que buscan captar un mayor número de clientes potenciales, se establecen en lugares de continua afluencia y goteo de personas, con el fin de maximizar sus ingresos. La oferta de cultura y de ocio de las ciudades no tiene rival, pudiendo encontrar ella un variopinto catálogo de servicios: cines, teatros, boleras, deportes, conciertos etc.

Movilidad

Las ciudades son lugares vivos, donde siempre ocurre algo, y que invitan a una movilidad constante. Esto es caldo de cultivo para movimientos artísticos, intelectuales, deportivos y cualquier tipo de asociación de personas imaginable. Pese a su basta extensión, disponen de una nutrida red de transporte público que permite a sus ciudadanos desplazarse rápidamente.

Desventajas de vivir en la ciudad

Coste general de la vida

El coste de la vida va in crescendo a todos los niveles, pero lo hace de forma desigual en ciudades y pueblos. Son las ciudades las que han visto encarecerse más ciertos bienes de primera necesidad, como la vivienda, que en muchos centros urbanos alcanza precios totalmente prohibitivos. Los salarios más altos, las mayores oportunidades laborales, y las facilidades para crecer, en muchas ocasiones no compensan el coste de la vida en general y de la vivienda en particular.

Polución

No es ningún secreto que las ciudades son nocivas para la salud. Pese a los esfuerzos de las autoridades competentes por poner limitaciones al tráfico y a las emisiones de calderas y fábricas, los niveles de dióxido de carbono en las ciudades son exponencialmente más altos que en los pueblos. Las consecuencias del dióxido de carbono son de sobra conocidas, y favorecen la proliferación de enfermedades cardiorrespiratorias, al mismo tiempo que exacerban y empeoran la sintomatología de las mismas.

Estrés

Ruido. La ciudad siempre tiene un marcado ruido de fondo. El tráfico incesante y el bullicio de la gente que transita siempre a toda prisa, pueden llegar a originar estrés, que de cronificarse podría derivar en una ansiedad generalizada. El estrés debe abordarse desde el primer momento, poniendo una barrera de contención para evitar que acabe afectando a nuestra calidad de vida. Hay quienes están perfectamente adaptados, y quienes nunca podrían estar sometidos a esa cantidad apabullante de estímulos.

Desapego

Tejer nuevas amistadas y lazos sociales se antoja siempre más complicado en las ciudades, donde existe una alta rotación de personas en todas las esferas. Este hecho nos permite conocer a un montón de personas en poco tiempo, pero nos limita a la hora de intimar con alguna de ellas. El desapego de las ciudades tienen que ver con sus propias dinámicas, y nada tiene que ver con las personas que la habitan, que pueden ser igual de amistosas que las de cualquier zona rural.

Bibliografía


Referencias, créditos & citaciones APA:
Revista educativa CursosOnlineWeb.com. Equipo de redacción profesional. (2022, 08). Pros y contras de vivir en la ciudad. Escrito por: Javier García. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://cursosonlineweb.com/vivir-en-ciudad-ventajas-desventaja.html.

Privacidad | Referencias | Mapa | Contacto