Saltar al contenido

Ventajas y desventajas de emprender

Emprender: pros y contras

Lanzarse de cabeza a la piscina del emprendimiento implica mucha responsabilidad y sacrificio. Y los posibles, que no seguros, beneficios a lograr, son un ideal a alcanzar para algunos, pero no para todo el mundo.

Si te estás planteando emprender, este artículo te ayudará a descubrir si es una buena idea para ti. Eso sí, la decisión la debes tomar tú. Pero seguro que estas pistas logran facilitarte esta importante elección.

Emprender implica sacrificio e incertidumbre

Emprender es un camino lleno de obstáculos, de personas e instituciones que harán esfuerzos denostados por apartarnos del camino. Los gravámenes excesivos, las noches en vela y los horarios despiadados, son solo una pequeña muestra del precio que hay que pagar por tomar la decisión de emprender un camino laboral en solitario, donde nosotros seamos nuestros propios jefes, y no nos debamos más que a nuestra cartera de clientes.

Las motivaciones que llevan a cada persona a emprender son diferentes, desde el sueño de conseguir la tan ansiada libertad financiera, hasta la posibilidad de dar forma a un gran proyecto, o la huida de un trabajo asfixiante.

En internet ha proliferado un perfil de gurú que anima incesantemente a la gente a emprender, prometiendo enormes beneficios en tiempo récord. Sin embargo, estas promesas distan mucho de la realidad empresarial en cualquier país. No basta con tener una idea de negocio, no basta con la voluntad de cristalizar esa idea, no basta con contar con el capital necesario; hay que trazar un plan. Conocer el mercado, a nuestros potenciales clientes y también a nuestra competencia, amén de realizar una inversión adecuada en marketing.

Nadie puede darnos la receta del éxito, pero sí que existen una serie de decisiones que nos conducirán irrevocablemente al fracaso. Ser conscientes de que emprender es una carrera de fondo, y que nunca es suficiente con una buena idea. Esta estará a merced de nuestra capacidad de liderazgo, inventiva, equipo humano y medios disponibles para poder materializarla.

Renunciar a nuestra vida tal y como la conocíamos, romper con nuestros hábitos y empezar a labrar nuestro propio camino, muchas veces en solitario, trae desazones, pero también el éxito, el dinero y, en algunas ocasiones, la gloria. Suele haber falta de transparencia a la hora de hablar de emprendedores, historias que suelen centrarse en los éxitos, olvidando los fracasos. Tanto de las ventajas como de las desventajas de emprender, podemos sacar una nota positiva, útil para nuestra tarea.

Ventajas de emprender

  • Estabilidad: Los tiempos en los que la gente empezaba de aprendiz en una empresa, continuando toda su trayectoria laboral en la misma hasta el día de la jubilación, han pasado a la historia. La movilidad laboral ha traído consigo una mayor incertidumbre. El autoempleo en muchos casos puede ser una garantía a futuro de rentas periódicas. Es cierto que en un principio, si partimos de cero, se dibuja en el horizonte una niebla que nos impide ver a futuro, pero una vez tengamos asentada un base de clientes podremos descansar más tranquilos. Ser nuestro propio jefe nos proporcionará una serie de herramientas para que nunca nos falten ingresos.
  • Autonomía: Es posible que como emprendedores tengamos que ceder más horas de nuestro tiempo a nuestra actividad laboral, pero podremos hacerlo a placer, en los horarios que nos marquemos, siendo mucho más flexibles que los de cualquier empresa. Aprender a gestionar nuestro tiempo de forma eficaz, es beneficioso tanto en el ámbito de la autodisciplina como de estrés psicológico. Esto no quiere decir que tengamos que dejar de lado la responsabilidad y la perseverancia, sino todo lo contrario; estas serán nuestra insignia. Buscar constantemente la excelencia para ofrecer lo mejor a nuestros clientes será nuestra razón de ser.
  • Gratificación: Trabajar de asalariado suele ser algo muy impersonal, una situación donde rara vez vemos correlación entre nuestro salario, la gratitud del cliente y el oficio que desempeñamos. Es complicado que lleguemos a sentir un vínculo especial con la empresa, por mucha palabrería huera que traten de agitar los insufribles programas corporativistas tan frecuentes en las grandes multinacionales. Seremos más conscientes de nosotros mismos, de nuestras posibilidades, sin imponernos un techo de crecimiento, y veremos justa recompensa a los sacrificios llevados a cabo. Cuando nos equivoquemos será culpa nuestra, y cuando acertemos; también.
  • Ingresos: Nadie te da la seguridad de que vayas a ganar más dinero que trabajando por cuenta ajena, pero a largo plazo no es difícil que aumentes tus ingresos o que incluso llegues a multiplicarlos. Cada vez es más infrecuente encontrar empresas que ofrezcan salarios y condiciones atractivas a sus empleados, por lo que emprender se revela como una herramienta eficaz para salir de la precariedad. A poco bien que nos vayan las cosas, tendremos mayores opciones de crédito, lo que nos permitirá acumular activos.
  • Libertad: Somos libres, siempre, claro está, dentro del marco legislativo. El precio de la libertad es alto, pero más que a menudo suele merecer la pena. Podremos hacer lo que queramos, haciendo virar nuestro modelo de negocio y persiguiendo nuestros propósitos, amén de poder zona geográfica para el desarrollo de nuestra actividad comercial. Esto puede dotar de un sentido a la vida que en otras circunstancias hubiera permanecido oculto.

Desventajas de emprender

  • Tiempo: Nadie regala nada, y cada vez menos. Tiempo atrás la competencia era poco abundante, y surgían oportunidades de negocio fáciles a la vuelta de cada esquina, pero esos tiempos se acabaron. Emprender, destacar y ser el mejor en lo que uno hace, requerirá de una inversión de tiempo frecuentemente mayor de la que tendríamos que hacer en caso de estar en nómina para otra empresa. Esto puede traducirse en jornadas extenuantes, falta de asistencia a compromisos importantes, y la necesidad constante de aprender para poder realizar de forma eficaz varias tareas, algunas veces incluso escapando a las competencias adquiridas.
  • Coste: El coste de invertir no es precisamente bajo, aunque ahora con internet se abre un camino infinito de posibilidades donde emprender, no en muchos casos no requiere de grandes inversiones. Los responsables directos de la viabilidad económica de nuestra empresa somos nosotros mismos, así como los encargados de responder con nuestro patrimonio en caso de quiebra o impago de deuda. Esto puede derivar en la ruina, lo que cercenaría en un primer momento nuestra capacidad de autosuficiencia.
  • Incertidumbre: Lanzarse a la piscina siempre es complicado, y la incertidumbre estará presente a lo largo del todo el camino, al menos hasta que hayamos consolidado una base de clientes y un prestigio en el sector. Entretanto, estaremos sujetos a giros inesperados, inspecciones sorpresa, acontecimientos indeseables, y una serie de vivencias que nos eran completamente ajenas y que de repente pasarán a formar parte de nuestro día a día. Con el tiempo, estos miedos se irán disipando y aprenderemos a lidiar con la frustración.
  • Gravámenes: Este alegato no pretende ser una crítica a ningún sistema impositivo del mundo, pero sí una radiografía de la realidad en la que viven inmersos muchos países. En muchos lugares del mundo son los autónomos, emprendedores y empresas las que tiran del carro del gasto público, y el objetivo número uno de los burócratas. Los impuestos son un lastre para la mayoría de empresas que apenas han empezado a ver el más mínimo beneficio. Es preciso que gastemos dinero en una gestoría que nos mantenga al día con el fisco.


Registrado en Safe Creative
Referencias, créditos & citaciones APA
Revista educativa CursosOnlineWeb.com. Equipo de redacción profesional. (2022, 06). Ventajas y desventajas de emprender. Escrito por: Javier García. Obtenido en fecha 12, 2022, desde el sitio web: https://cursosonlineweb.com/emprender-pros-contras.html

Privacidad | Referencias | Mapa | Contacto