Saltar al contenido

Estudios jurídicos: qué son y cuáles son sus funciones

Bufete de abogados

Los estudios jurídicos, conocidos también como firmas, despachos o bufetes de abogados, son entidades comerciales formadas por abogados que han unido sus fuerzas para ofrecer sus servicios bajo un mismo nombre.

Como cualquier otra organización, los socios de un estudio jurídico comparten los beneficios, así como los riesgos de la firma. A menudo contratan abogados adicionales para que estos trabajen como litigantes asociados.

Aunque la mayoría de los grandes bufetes de abogados se ocupan solo de causas corporativas, es decir, de empresas, en realidad pueden representar los intereses tanto de empresas como de particulares.

¿Qué funciones realizan los bufetes de abogados?

Como ya se ha mencionado, un estudio jurídico es una entidad comercial establecida por uno o más abogados para ejercer la abogacía. El principal trabajo que realiza una firma de abogados es asesorar a los clientes, tanto individuos, como empresas, sobre sus derechos y deberes legales. También se encargan de representarlos en juicios civiles y penales, transacciones comerciales y otros asuntos que requieran asistencia legal.

Los estudios jurídicos más pequeños tienden a centrarse en áreas específicas del derecho, como por ejemplo, el derecho de patentes, el derecho laboral, el derecho fiscal, la defensa penal y lesiones personales.

Por el contrario, los despachos de abogados más grandes pueden estar compuestos por varios grupos de abogacía especializados, lo que les permite diversificar su base de clientes y su mercado. Esto también les ayuda a ofrecer una gran variedad de servicios.

¿Cómo se organizan los despachos de abogados?

La forma en que se organizan los estudios jurídicos depende exclusivamente de la jurisdicción en la que ejerce la firma. Dicho lo anterior, un bufete de abogados puede adquirir las siguientes formas:

  • Propiedad única: En este tipo de organización, un único abogado es el estudio jurídico como tal, por lo que también es el único responsable tanto de las ganancias, como de las pérdidas y las responsabilidades.
  • Sociedad general: Consiste en un bufete de abogados en el que todos los litigantes de la firma comparten por igual, tanto la propiedad, como las responsabilidades.
  • Corporación profesional: En esta clase de organización, la firma emite acciones a los abogados de forma similar a como lo hace una entidad comercial.
  • Compañía de responsabilidad limitada: En este caso, a los abogados que son propietarios se les conoce como socios. Sin embargo, ninguno de ellos es directamente responsable ante terceros acreedores del estudio jurídico.
  • Asociación profesional: Esta organización funciona de forma parecida a una sociedad de responsabilidad limitada, o una corporación profesional.
  • Sociedad de responsabilidad limitada: En este caso, los abogados propietarios son socios entre sí. No obstante, ninguno de ellos adquiere responsabilidad ante los acreedores del despacho de abogados. Tampoco son responsables de ninguna negligencia cometida por otro socio.

Cabe destacar que una sociedad de responsabilidad limitada se grava como tal, pero también goza de la protección de responsabilidad propia de una corporación.

Ventajas de trabajar en un estudio jurídico

Ahora que ya conoces las funciones de los estudios jurídicos y la forma en que se organizan, veamos cuáles son los beneficios de trabajar en un bufete de abogados, y cómo se comparan con los de un abogado independiente.

Estabilidad monetaria

Trabajar en un estudio jurídico implica recibir un cheque de pago mensual firmado a tu nombre. Como resultado, mientras trabajes como asociado en una firma de abogados, tienes garantizado un salario mensual. Como litigante independiente, por otro lado, no hay un salario fijo. La cantidad de dinero que ganas está determinada por la cantidad de clientes que consigues.

Seguridad laboral

Tendrás asegurado tu trabajo, siempre y cuando seas un asociado en un estudio jurídico. Como abogado independiente, por otro lado, no tienes un trabajo fijo. La cantidad de clientes que acuden a ti determina si puedes o no, trabajar en un caso.

Cuentas con tu propia oficina

Cuando trabajas en un bufete de abogados, los asociados, socios y otro personal tienen acceso a la oficina de la firma. El coste de tal oficina vendrá del presupuesto de la empresa, no de tu bolsillo. Por otro lado, si eres un litigante independiente, puedes tener tu propia oficina, pero tendrás que gastar tu propio dinero, lo cual puede ser agotador la mayor parte del tiempo, al menos en los primeros años.

Trabajas con una base de clientes diversificada

Tendrás una base de clientes grande y diversa al trabajar en un estudio jurídico. Como resultado, incluso si un cliente decide transferir su caso a otro bufete de abogados, no tendrá apenas impacto financiero en la firma. Por el contrario, como abogado independiente, sin perspectivas de nuevos clientes, cualquier movimiento de este tipo por parte del cliente actual, seguramente tendrá un impacto directo en tu bolsillo.

Capacitación constante

Otra de las ventajas de trabajar en una firma de abogados, es que a menudo invierten en programas completos de formación y tutoría para su personal, en particular para los asociados. Trabajar como abogado por tu cuenta, no permite este tipo de formación. Obtienes conocimiento de tus experiencias, lo que puede llevar mucho tiempo.

Bibliografía


Referencias, créditos & citaciones APA:
Revista educativa CursosOnlineWeb.com. Equipo de redacción profesional. (2022, 02). Estudios jurídicos: qué son y cuáles son sus funciones. Escrito por: Susan Urban. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://cursosonlineweb.com/bufetes-de-abogados.html.

Privacidad | Referencias | Mapa | Contacto