Saltar al contenido

Ventajas y desventajas de hacer deporte

Pros y contras del deporte

Te estarás preguntando si merece la pena empezar a hacer ejercicio, o si realmente sus beneficios son tan importantes como promulgan muchos, y la respuesta a tus preguntas es un rotundo sí. Descubre todo lo que deporte puede hacer por ti, exigiéndote tan solo una pizca de fuerza de voluntad y un poco de tu tiempo.

Importancia del deporte

La humanidad avanza y con ella las ansias de los individuos por el perfeccionamiento. La expresión latina «Mens sana in corpore sano», por mucho que haya sido manoseada, no deja de arrojar una verdad incuestionable: la importancia de alinear la mente, el cuerpo y el alma. Cuidar nuestro cuerpo va mucho más allá de una mera cuestión estética, es una forma de mejorarnos a muchos niveles. Hace tiempo que el ejercicio dejó de estar reservado a una élite profesional, y se extendió a todas las capas sociales.

Hoy, afortunadamente, todos somos conscientes de la importancia de realizar actividad física de forma regular. No son elucubraciones, los datos hablan por sí solos, y aquellos que realizan ejercicio con frecuencia tiene una esperanza mayor calidad y esperanza de vida, hasta 4,5 años más de media, según una publicación aparecida en la revista médica PLOS Medicine.

El deporte sigue siendo objeto de estudio multidisciplinar, por un lado, para establecer certezas sobre sus beneficios, es decir, su dimensión teórica en diferentes campos de la salud y el rendimiento, y por otro, para que, asumiendo riesgos mínimos, podamos desarrollar una alta eficiencia en la práctica deportiva, o sea, las ideas aplicadas a la praxis.

Por si mismo es una herramienta de probada eficacia, pero también requiere de voluntad en otros aspectos fundamentales a la par que simbióticos; como la nutrición y el descanso. Sus ventajas se pueden contar por ciertos, y sus desventajas nunca ponderan sobre su beneficio potencial. Es el momento de realizar una radiografía precisa de la dimensión salutífera del ejercicio.

Ventajas de hacer ejercicio

Hacer ejercicio de forma habitual tiene multitud de beneficios para nuestra salud. Veamos a continuación algunos de los pros más destacables de la inclusión del deporte en nuestra rutina diaria.

Mantener el peso a raya

En España, más de un 15% de la población adulta padece obesidad, mientras que el sobrepeso asciende hasta el 38,5%. Estos datos reflejan un problema que es prioridad para el sistema público de salud. Además de llevar una dieta saludable, el ejercicio es uno de nuestros mejores aliados cuando queremos perder peso.

Actúa de forma multifocal, mediante una respuesta metabólica de amplio espectro que fomenta la quema de grasas. Elevar nuestra frecuencia cardiaca en la franja aeróbica (que cabe aclarar, no es igual para todos los individuos, y requiere de un estudio pormenorizado mediante una prueba de esfuerzo) de forma sostenida, y en un contexto hipocalórico, nos ayudará a mantener nuestro peso en valores saludables.

Salud cardiovascular

Senderismo / caminata

Los beneficios más inmediatos y perceptibles de la actividad física están relacionados con nuestra salud cardiovascular. Existen una serie de marcadores fisiológicos, de demostrada eficacia, que determinan nuestro rendimiento físico y actúan a la vez como un predictor importante de riesgo de muerte.

Dentro de todos los aspectos que conciernen a nuestra salud física, el consumo máximo de oxígeno, conocido VO2max, es sin duda el más importante, midiendo con suma precisión nuestra capacidad aeróbica. Este indicador nos dice el volumen máximo de oxígeno que es capaz de gestionar nuestro organismo durante la actividad física.

No podemos obviar la impronta genética en nuestra capacidad para transportar oxígeno, pero tampoco debemos pasar por alto que esta capacidad tiene un amplio margen de mejora mediante el ejercicio. La población general suele estar en valores de 40-50 ml/kg/min.

Niveles controlados de azúcar en sangre

Hay un número creciente de personas diabéticas en los países desarrollados. En contra de lo que se cree popularmente, la diabetes no es una enfermedad hereditaria de facto, sino que aquellas personas que tienen algún familiar con diabetes en la familia, ven incrementada su probabilidad de desarrollarla.

Al igual que partimos con una probabilidad dada, también podemos jugar en contra y, mediante el ejercicio, prevenir la aparición de esta enfermedad o, en el caso de que ya se haya presentado, de amortiguar su impacto.

La prescripción de ejercicio en estos casos debe ser individualizada y llevada a cabo por un especialista en la medicina del deporte, dado que no todos los ejercicios reducen los niveles de glucosa en sangre.

Deshabituación del tabaco

El ejercicio es el motor que nos impulsa a abandonar hábitos nocivos. No hace falta decir que el tabaco perjudica gravemente a nuestra saluda cardiovascular, reduciendo el VO2max, aumentando nuestra presión arterial, dificultando nuestra circulación, aumentando nuestra frecuencia sinusal y en definitiva, perjudicando a nuestro rendimiento.

Empezar a andar rápido durante al menos siete kilómetros, o iniciarnos en el running, con carreras suaves y progresivas, o, mejor aun, coger la bicicleta y pasear durante al menos una hora, puede ser un buen punto de partida para desprendernos de esos malos humos.

Salud mental

Pese a que a sobre este respecto no tenemos todavía demasiadas certezas, sí tenemos estudios observacionales que atestiguan el impacto beneficioso del ejercicio sobre la salud mental. Esto se explicaría seguramente mediante ciertos procesos bioquímicos que se ven exacerbados cuando sometemos a nuestros organismo a la actividad. La serotonina, endorfina, dopamina u oxitocina se ven estimuladas cuando empezamos a movernos.

También puede concebirse desde la sociabilización, sobre todo cuando hablamos de deportes en equipo o lugares enfocados a reunir a personas interesadas en el ejercicio, como son los gimnasios.

Capacidades cognitivas

Una reciente publicación titulada Cerebro y ejercicio, llevada a cabo por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha logrado establecer un vínculo sólido entre el ejercicio y la mejora en las capacidades cognitivas, fomentando la creación de neuronas nuevas. Diversos mecanismos genéticos, moleculares y celulares interactúan constantemente entre ellos, fomentando, entre otras cosas, el consumo de oxígeno en las células neuronales, e incrementando la disponibilidad de neurotransmisores importantes, amén de actuar como neuroprotector.

Además también tiene efectos positivos indirectos, dado que se ha demostrado, por el momento tan solo en animales, que parte de esos beneficios cognitivos son heredables.

Minimizar riesgo de traumas

Los traumatismos y lesiones por caídas o golpes empiezan a ser motivos de consulta frecuente a partir de cierta edad. El desgaste natural de las articulaciones reduce la movilidad y las capacidades motrices en general. Realizar ejercicio tiene un impacto, en muchos casos abrumador, sobre nuestra salud futura, no tanto a nivel de esperanza de vida, como sí en lo que se refiere a la calidad de la misma. Vivir nuestros últimos años postrados en una silla de ruedas poco o nada se parece a vivir con movilidad total.

Para cuidar de nuestras articulaciones es mejor prescindir de la práctica intensa de actividades de alto impacto, y optar deportes como el que ya mencionado ciclismo, que lejos de torturar nuestras articulaciones, mejorarán su respuesta y cuidarán de ellas para un futuro lleno de vitalidad.

Cáncer

Al menos una de cada tres personas padecerá cáncer a lo largo de su vida. Los cribados masivos, la concienciación social, la inversión creciente en nuevos tratamientos y, sobre todo, la detección precoz, ligada en última instancia a todo lo demás, han permitido reducir año tras año la mortalidad de esta terrible enfermedad.

El cáncer es una enfermedad genética y, por tanto, más allá del nocivo hábito tabáquico, nuestros hábitos poco pueden hacer por frenar una enfermedad incipiente. Sin embargo, se ha demostrado, que la actividad física regular disminuye la inflamación crónica en los tejidos, y sabiendo que uno de cada seis cánceres está relacionado con la inflamación crónica tisular, podemos afirmar que contribuye a una mejor salud antes, durante y después de la enfermedad.

Aliado contra el insomnio

El ejercicio aeróbico moderado durante al menos 30 minutos al día mejora sustancialmente nuestro descanso. Cabe decir, que en caso de excedernos, la excitación del ejercicio, sobre todo si se lleva a cabo pocas horas antes de irse a la cama, puede agravar nuestro insomnio.

El abordaje del insomnio debe ser multidisciplinar, para llevar a cabo unos hábitos de higiene del sueño, alimentación y ejercicio, prescindiendo siempre que sea posible del tratamiento farmacológico.

Deportes de equipo

Desempeño sexual

De los beneficios físicos y psicológicos del deporte, también se desprende un mejor desempeño sexual. El ejercicio previene de los trastornos metabólicos, muy involucrados en la afectación de la excitación sexual y el deseo.

En los hombres mejora la erección del pene, y en mujeres, la del clítoris. En definitiva es un golpe de efecto positivo para nuestras relaciones sexuales.

Cuida de nuestra piel

La piel es un órgano más del cuerpo. El ejercicio estimula la circulación sanguínea, la aparición de nuevos capilares, y limpia los poros mediante la excreción del sudor, neutralizando toxinas a nivel local. El brillo, su tersidad y aspecto general mejorarán increíblemente cuando habituamos a nuestros cuerpos a realizar ejercicio.

Del mismo modo, si realizamos actividades al aire libre, y con un sol incipiente sin la debida protección, acabaremos perjudicándola. ¡Siempre con protección solar!

Canaliza la agresividad y la ira

El deporte es una canalizador de malas vibraciones. La ansiedad, la agresividad y la ira, son respuestas emocionales normales en los seres humanos. Si no realizamos actividad física, corremos el riesgo de canalizar estas emociones a través de sustancias nocivas, como el tabaco o el alcohol. El deporte mejorará nuestro humor y nos hará infinitamente más dóciles y felices.

Autoestima

Por último y no por ello menos importante; cuida de nuestra autoimagen. Vernos saludables, activos y capaces de todo, mejora la percepción que tenemos de nosotros mismos, lo que nos permitirá ser nuestra mejor versión en todos los aspectos de la vida.

Desventajas de hacer ejercicio

El deporte también esconde algunos inconvenientes. La buena noticia es que estos se pueden evitar y/o contrarrestar con los innumerables beneficios que conlleva la actividad física. Conocer los contras del ejercicio, nos ayudará a mejorar nuestra práctica deportiva.

Lesiones musculoesqueléticas

Con mesura, poco a poco, y si puede ser, de la mano de un profesional: estas son las recomendaciones generales que debemos tener muy presentes cuando empezamos a hacer ejercicio. Las lesiones musculoesqueléticas pueden llegar a lastrar nuestras ganas por realizar actividad física.

No todas las actividades son igual de potencialmente lesivas, habiendo ejercicios que rara vez entrañan un peligro, como, y volviendo al mismo ejemplo anterior, pedalear en bicicleta, mientras que el running o los ejercicios de musculación requieren de una técnica impecable para minimizar el riesgo de lesión.

Esto no quiere decir que el deporte tenga que estar necesariamente exento de riesgos, y en tanto que los conozcamos, demos estar dispuestos a asumirlos y tratar de minimizarlos.

Fatiga crónica

El sobreentrenamiento puede llevarnos a un estado de fatiga crónica. Muchos piensan que este fenómeno es más habitual en primerizos que en deportistas profesionales o semi profesionales, pero se equivocan. Aquellos que incursionan por primera vez en la práctica deportiva no suelen llegar al punto de fatiga, entre otras cosas porque su organismo, muchos menos eficiente que de una persona entrenada, da señales muy claras e incapacitantes para frenar ese abuso.

Los deportistas que ya cuentan con una amplia experiencia pueden caer presos del sobreentrenamiento, algo del todo indeseable y que puede manifestarse de muchas maneras: falta de apetito, insomnio, inapetencia sexual y problemas de erección, elevada frecuencia cardiaca en reposo, mal humor, falta memoria, etc.

Lejos de alcanzar nuestros objetivos, que como suponemos pasan por mejorar nuestro rendimiento y nuestra salud, estaremos causándonos un perjuicio de consecuencias insospechadas. En ocasiones hacen falta semanas, e incluso meses, para recuperarse de una fatiga motivada por un exceso de ejercicio.

Trastornos de la conducta

Todo es proclive a asumirse como adicción. El deporte no iba a ser menos. La obsesión de muchos por alcanzar la perfección, un rendimiento sobresaliente y un cuerpo esculpido, les lleva a adoptar conductas extravagantes, que les alejan de su familia, amigos y pareja, desplazando todos los aspectos de su vida en pro de la realización de ejercicio. Seamos sensatos y no caigamos en este tipo de conductas.

Conclusiones sobre la práctica de actividad física

En definitiva, hacer deporte, junto con una adecuada alimentación e higiene del sueño, nos aportará multitud de beneficios que nos conducirán, no solo a un más que probable incremento de nuestra longevidad, sino a una mejor calidad de vida y, como guinda, a un mejor aspecto físico.

Pero, eso sí, resulta fundamental que lo practiquemos de forma técnicamente correcta, sin excesos y sin obsesionarnos con él o con los resultados que esperamos obtener.


Registrado en Safe Creative
Referencias, créditos & citaciones APA
Revista educativa CursosOnlineWeb.com. Equipo de redacción profesional. (2022, 04). Ventajas y desventajas de hacer deporte. Escrito por: Javier García. Obtenido en fecha 11, 2022, desde el sitio web: https://cursosonlineweb.com/pros-contras-del-ejercicio.html

Privacidad | Referencias | Mapa | Contacto