Saltar al contenido

Características de los murciélagos

Particularidades del murciélago

¿Sabías que solamente se alimentan de sangre tres de las mil trescientas especies de murciélago existentes? ¿Y que más de quinientas especies vegetales dependen de estos mamíferos alados, que actúan como polinizadores? ¿O que sus excrementos, el guano, son muy valorados por los agricultores?

En las próximas líneas te contamos todo esto y mucho más, acerca de este singular e injustamente odiado mamífero.

Conociendo al murciélago

De aspecto desafiante, los murciélagos llegaron casi con total probabilidad en sucesivas migraciones desde Asia. Se han encontrado registros fósiles que datan de hace 15 millones de años, cifra que, si bien puede parecernos elevada, palidece ante la de otras especies animales, como el tiburón, que se estima lleva en el planeta tierra unos 400 millones de años.

Siempre ha sido un animal incomprendido, quizá por su unicidad, dado que son el único mamífero dotado de alas que puede volar de manera efectiva, de manera similar a como lo hacen las aves. El folclore popular los ha mitificado, estando su imagen ligada a los temidos vampiros, esas bestias de hábitos nocturnos, que al igual que los murciélagos, se alimentan de sangre fresca. Sin embargo, este mito se derrumba por sí solo, pues tan solo 3 de las 1300 especies de murciélagos que existen son hematófagas.

El murciélago se considera una fuente de zoonosis virales, al que algunos se han apresurado a atribuir la transmisión del COVID en humanos. Estos están asociados, y no de manera injusta, a la propagación de endemias, epidemias y pandemias a lo largo del mundo. Son huéspedes de multitud de virus zoonóticos, al menos tantos como los roedores, teniendo en cuenta que estos últimos doblan en número de especies a los murciélagos. Algunos estudios sospechan que, de hecho, comparten ancestros comunes.

Los murciélagos son los transmisores principales de enfermedades tan frecuentes como la encefalitis, las paperas, el sarampión y la neumonía, sin olvidar los Lyssavirus, donde se encuentra la rabia, una enfermedad que cuando comienza a presentar síntomas no responde a los tratamientos. A pesar de todo, no tenemos que temerlos, ni mucho menos considerar que son prescindibles en el medio, ya que contribuyen al equilibrio del ecosistema, controlando las plagas de insectos y polinizando flores, entre otros.

A excepción de las zonas polares, pueden encontrarse fácilmente en cualquier rincón del mundo, aunque la distribución de especies, así como su tamaño, es bastante variable. Durante muchos siglos, se creyó que los murciélagos eran ciegos, pero actualmente sabemos que no es del todo cierto, visto que poseen células fotorreceptoras, pudiendo distinguir contrastes, formas y colores. Par reconocer su entorno y ubicarse, emplean un sistema de ecolocalización, emitiendo ondas sonoras por su nariz o boca.

Estos son algunos de los aspectos más destacables de los quirópteros, que representan al menos el 20% de las especies totales de mamíferos en el planeta. La evolución del estado de conservación de esta especie es desfavorable, habiéndose catalogado la friolera de 200 especies casi amenazadas, vulnerables o en directo peligro de extinción. Los científicos han examinado la tendencia global de la muerte de murciélagos en masa, advirtiendo que la mortalidad se debe sobre todo al síndrome de nariz blanca, un mal de origen fúngico.

Morfología

  • A nivel general, salvo ciertas excepciones, se trata de un animal liviano, que a menudo cabe en la palma de una mano. Miden desde los 30 mm y apenas 2 gramos de peso, siendo este el caso del murciélago moscardón, hasta unos increíbles 1,5 metros de longitud y más de 1 kilo de peso, como el zorro volador alpino, conocido también con el sobrenombre de murciélago gigante.
  • El cuerpo, al igual que el de otros roedores, está compuesto por un torso, una cabeza y unas extremidades, con miembros inferiores y superiores. Estas últimas están formadas por unas alas membranosas, que además de servir para volar, permiten aislar térmicamente el cuerpo durante el tiempo que dure el descanso, dibujando una de las imágenes más típicas de estos animales.
  • Como decíamos, las alas les permiten descansar plácidamente, protegiéndose de las bajas temperaturas. Lo hacen boca abajo, en cuevas u otros lugares donde no penetre la luz solar, aguardando a que caiga la noche para salir a alimentarse. Muchas de estas especies desempeñan un papel fundamental en la polinización de las flores y erradicación de plagas de mosquitos.
  • Lo más llamativo de estos seres, es su sofisticado sistema de ecolocalización, a través del cual emiten ondas sonoras, que impactan en un objeto, y automáticamente devuelven un eco perceptible para las orejas del murciélago. Por increíble que parezca, esta información se traduce en el tamaño, forma y ubicación exacta del objeto, aunque el vuelo en ocasiones resulta algo torpe.
  • Casi todas las fobias, miedos y animadversiones al murciélago, vienen dadas por su cabeza, que recuerda a la de un roedor. En ella se configura un rostro que parece salido de una historia de terror, con colmillos, orejas puntiagudas, ojos negros como la noche y una nariz achatada con profusas fosas nasales, no obstante, este aspecto es diferente entre especies.

Hábitat

  • Los murciélagos tienen cabida en todos los hábitats del planeta, salvo en la Antártida. Tienden a posarse en los árboles, graneros, cuevas o minas, y en definitiva cualquier lugar que les ofrezca protección de los eventos metereológicos. Sin intención de meter el miedo a nadie en los huesos, no es infrecuente que busquen cobijo en armarios, sótanos o trasteros. Podemos afirmar que, por norma general, viven en colonias, de 100 a miles de ejemplares.
  • Es raro encontrar una instantánea de ellos andando por tierra firma, y si llegaramos a tener esa suerte, comprobaríamos que, efectivamente, su paso lento los hace vulnerables a los depredadores. La mayor diversidad está presente en bosques templados y tropicales, lo que no es impedimento para que habiten pantanos, campos abiertos, praderas, matorrales o inhóspitos desiertos.

Alimentación

  • Fama infundada la que se han granjeado estos animalitos debido a la mística popular. Alrededor del 70% de los murciélagos se alimentan de insectos u otros artrópodos: ciempiés, alacranes, arañas, etc. El resto de especies tiene una dieta tan dispar, como lo puede ser su morfología, fisiología o hábitat, existiendo un nutrido grupo de ellos con hábitos herbívoros, y más concretamente, frugívoros. Abundan también las especies carroñeras y omnívoras, no habiendo una pauta de alimentación extensible a todas ellas.
  • Curiosamente, las especies que más han trascendido socialmente son las hematófagas, o lo que es lo mismo, las que basan exclusivamente su alimentación en la sangre de otros seres vivos. Se suelen seleccionar presas de ganado, y otros animales no domésticos de carácter dócil, por ejemplo, focas y guanacos. En contra de lo que se cree, el murciélago no realizar una incisión, sino que rasga poco a poco la piel con sus afilados colmillos, inoculando una sustancia anticoagulante presente en la saliva.
Murcielago durmiendo

Reproducción

  • Alcanzan en muchos casos la madurez sexual al año de vida. Como ocurre en el resto de mamíferos, su reproducción se da en términos estrictamente sexuales y vivíparos, aunque los ritos de cortejo y apareamiento son muy diferentes entre especies. La reproducción suele tener un carácter estacional, especialmente en aquellas latitudes donde las temperaturas obligan a la hibernación. El periodo de gestación es igualmente variable, yendo desde unos escasos 40 días, hasta los 10 meses.
  • Hay constancia de que algunas especies emplean mecanismos de supervivencia increíblemente complejos, alargando la gestación para eludir el mal tiempo, o almacenando el esperma del macho para proceder más tarde a la fecundación. Las camadas son pequeñas, con una o dos crías por parto, momento tras el cual, y de manera inmediata, se inicia la lactancia. Suelen ser muy protectores con sus crías, priorizando su supervivencia.

Curiosidades

  • Puede comer hasta 1.200 mosquitos por hora, haciendo una extraordinaria labor en países en los que estos insectos son un vector de enfermedades potencialmente mortales como el dengue y el zika.
  • Sus excrementos son apreciados por los agricultores, que ven en el guano un fertilizante y fungida natural de alta eficacia. Los excrementos frescos pueden resultar peligrosos, algo que los antiguos conocían, por lo que se cubrían los pies al entrar a alguna cueva.
  • Son polinizadores fundamentales, de los cuales dependen hasta 500 variedades de plantas. Al mismo tiempo, se encargan de la dispersión de semillas. De ahí el miedo de los ecologistas a que desaparezcan del medio.
  • No solo el síndrome de nariz blanca es el responsable de la extinción de algunas especies. Se estima que en España los parques eólicos han acabado en los últimos años con la vida de más de 2 millones de ejemplares.
  • Tiene un avanzado sistema de comunicación mediante ultrasonidos, que por si fuera poco, es único entre especies. Ahora sabemos que los murciélagos pueden «conversar» sobre temas tan humanos como el sexo, la comida o el sueño.


Registrado en Safe Creative
Referencias, créditos & citaciones APA
Revista educativa CursosOnlineWeb.com. Equipo de redacción profesional. (2022, 10). Características de los murciélagos. Escrito por: Javier García. Obtenido en fecha 11, 2022, desde el sitio web: https://cursosonlineweb.com/caracteristicas-del-murcielago.html

Privacidad | Referencias | Mapa | Contacto