Saltar al contenido

Características del koala

Rasgos del koala

De enigmática mirada y aspecto ciertamente entrañable, el koala se ha convertido en la enseña nacional de Australia, de donde son autóctonos, pudiéndose avistar a lo largo de toda la costa este. Este marsupial arborícola es la única especie existente de la familia Phascolarctidae.

Fue documentado por primera vez en 18, apareciendo en la Traducción de Nuevos elementos de Historia Natural, de M. Salacroux.

El vocablo que le da nombre toma su origen en una lengua aborigen australiana, debido quizá a una interpretación errónea por parte de los ingleses, siendo la acepción literal koola.

Histórica confusión

Durante muchos años, el hecho de clasificar a algunas especies, sobre todo a aquellas con caracterizaciones muy específicas o ambivalentes, fue una tarea no desprovista de incertidumbres. Las avanzadas técnicas de filiación e identificación genética de especies, nos permitieron saber, que los koalas, efectivamente, no están emparentados ni remotamente con los osos, como se creyó históricamente.

Buena parte de las asociaciones entre especies que se hicieron en el pasado, se basaron en la mera observación, y no son pocas las veces que estas, aunque se vislumbraran certeras, cayeron por su propio peso cuando se pusieron bajo la luz del microscopio.

Diferenciaciones

A pesar de las novedosas técnicas de marcadores moleculares, el estudio de la naturaleza viva sigue necesitando de observación real. Los zoólogos, valiéndose de un cuaderno de campo, anotan minuciosamente las observaciones que llevan a cabo sobre el terreno.

Imagina por un momento que estás en un bosque de eucalipto australiano, y tienes la suerte de toparte con un koala (sería una gran suerte, dado que son de naturaleza solitaria y esquiva), ¿qué podríamos intuir o saber si nos paráramos a observar detenidamente?

Características anatómicas

  • Tienen una altura que parte de unos 60 cm, llegando a superar en muy raras ocasiones los 85 cm, con pesos que van desde los 4 a los 15 kilos. A destacar que, pese a su tamaño a priori discreto, es uno de los marsupiales arborícolas más grandes que existen. No se observa un marcado dimorfismo sexual, aunque los machos son notablemente más grandes que las hembras.
  • Dispone de un cuerpo delgado y ciertamente hipertrofiado. Gracias a su privilegiada musculatura, se mueve con soltura entre las copas de los árboles, especialmente en los meses de invierno, cuando aprovechan para protegerse con sus hojas.
  • Existen ligeras variaciones en cuanto al pelaje, atendiendo a su ubicación geográfica concreta. En la naturaleza nada es baladí, y esta disonancia se revela como una respuesta adaptativa al medio. Los koalas ubicados más al sur cuentan con un pelo más profuso y ondulado, con el fin de poder soportar mejor los duros meses de invierno. Sus tonalidades viran entre un gris plateado y un marrón achocolatado.
  • La representativa bolsa marsupial que tan acostumbrados estamos a ver, es en realidad el lugar donde guarecen a sus crías que nacen de forma prematura, siendo así una forma de gestación extrauterina. Permanecen allí dentro durante 6 meses, dado que nacen ciegos y sin orejas, y por tanto carecen de autonomía. La cría, llamada joey, se abre camino desde el canal de parto hasta la bolsa, valiéndose de sus facultadas táctiles y olfativas, y, por supuesto, de un instinto que le viene innato.

Comportamiento

  • Las hojas de eucalipto vertebran casi en exclusividad la dieta del koala. De las más de 600 especies de eucalipto que podemos encontrar en Australia, los koalas se limitan a 30 de ellas. No debemos olvidar que la función del gusto en los animales suele estar muy desarrollada, en muchos casos, hasta el punto de poder intuir la composición nutricional de un alimento. Priorizan siempre aquellas especies con mayor concentración de proteína, macronutriente que por su escasez y lo limitada de su dieta necesitan a toda costa para un correcto desarrollo.
  • Uno de los comportamientos más llamativos de este animal es la percepción (basada en un proceso irracional de humanización) de que se pasan los días abrazados a los árboles, en un gesto que gustamos de interpretar como cariñoso. En realidad, esta conducta obedece a la necesidad de bajar la temperatura corporal, debido a que en las latitudes donde suele vivir el calor llega a ser sofocante.
  • Bajo ese aspecto afable y bonachón, se esconde un animal huraño y solitario, que rehúye cualquier encuentro, y que además puede llegar a mostrarse agresivo si la situación le llega a resultar estresante. En parte esto les predispone a tener una percepción de la sexualidad y la reproducción un tanto cohibida, o mejor dicho, desinteresada.
  • Las hembras alcanzan la madurez reproductiva a los 2 o 3 años de edad, mientras que los machos se demoran un poco más, llegando a los 4 o 5 años. El ritual de cortejo y apareamiento sucede entre los meses de septiembre y marzo. Suelen ser breves, y no vierten muchos esfuerzos en este proceso, que culmina con una cópula que no les lleva más de dos minutos.
  • Todo esto, sumado a que sus ciclos reproductivos duran dos años, a que suelen dar a luz a una única cría, y la hiper dependencia de los neonatos, también influye, junto a la deforestación de su medio natural, a que estos animales se encuentren en peligro de extinción.

Bibliografía


Referencias, créditos & citaciones APA:
Revista educativa CursosOnlineWeb.com. Equipo de redacción profesional. (2022, 03). Características del koala. Escrito por: Javier García. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://cursosonlineweb.com/caracteristicas-del-koala.html.

Privacidad | Referencias | Mapa | Contacto