Saltar al contenido

Pros y contras de las casas prefabricadas

Casas prefabricadas beneficios e inconvenientes

Pongámonos en situación: te estás planteando construir una casa prefabricada. Estás nervioso, ilusionado, temeroso, ansioso por lazarte ya a por ello… un montón de emociones contradictorias asaltan tu mente y te mantienen hecho un lío. Cada vez que crees haberte decidido, te vuelven a entrar las dudas. Sientes que no alcanzas esa claridad que necesitas para decidir con juicio. Te encuentras demasiado abrumado por las circunstancias.

Lamento informarte de que nosotros no te vamos a decir «compra esto» o «esto es mejor que lo otro». Como decía Morfeo en la película Matrix, «Yo sólo puedo mostrarte la puerta, tú eres quien la tiene que atravesar». No pretendemos tomar una decisión que debes tomar tú, pero sí facilitarte la elección tanto como nos sea posible con un análisis de las ventajas y desventajas de las casas prefabricadas o modulares.

Ponte cómodo, respira hondo y ¡vamos allá!

Ventajas

Coste de fabricación más bajo

Uno de sus grandes beneficios, tal vez el principal, es que los precios de las casas prefabricadas son notablemente inferiores. Las viviendas prefabricadas se pueden construir, en algunos casos, por hasta un 50% menos que las casas de construcción convencional, gracias sobre todo a que su fabricación estandarizada resulta más eficiente.

Es más, otro factor que juega a favor es que, gracias a que no tienen que construirse bajo la lluvia, la nieve o el viento, este tipo de casas, construidas en centros controlados para después ser montadas en el destino final, no sufren retrasos ni se ven afectadas por las inclemencias climáticas que, en muchos casos, contribuyen a la aparición de los temidos sobrecostes.

Por contra, en el caso de las viviendas construidas «a la vieja usanza», al dedicarse más tiempo a su construcción in situ, donde carecemos de control sobre los imprevistos que pueden (y suelen) darse, son mucho más vulnerables a problemas de entrega de materiales, robo de los mismos, daños de origen climático, retrasos de los contratistas, etc.

Se genera una menor cantidad de desperdicios

Los gastos de eliminación de desescombro y residuos de construcción, que deben transportarse hasta un vertedero especializado, también se reducen sustancialmente con las casas prefabricadas. Esto es así porque la mayoría de los desechos se reciclan o eliminan en las propias instalaciones de fabricación, antes de llegar al lugar definitivo donde se va a montar la edificación.

Además, una vivienda prefabricada o modular ahorra dinero y tiempo al eliminar la necesidad de reemplazar estructuras, tableros rotos o deformados, etc. De nuevo, la fabricación estandarizada en un entorno de trabajo controlado (la fábrica) juega a nuestro favor. Eso por no hablar de la logística, pues a la hora de recibir los materiales necesarios, queda centralizada en un único lugar, simplificándola.

Por otro lado, los materiales de construcción no se ven afectados por la lluvia, la nieve y otras condiciones climáticas, ya que se almacenan en depósitos cubiertos, minimizando también la cantidad de desechos.

Pros y contras de las casas prefabricadas y modulares

Control de calidad

Otra ventaja de las casas prefabricadas se relaciona con un mejor control de calidad. Esto se debe a que son creadas por expertos que regularmente construyen casas en un entorno controlado.

Estos trabajadores son especialistas que realizan las mismas actividades todos los días. Además, son supervisados por artesanos capacitados que reciben formación constante.

Además, muchas actividades de fabricación también se rigen por programas de control de calidad, creados por organizaciones de inspección independientes y supervisadas por las autoridades.

Plazos de construcción más cortos

Los plazos de construcción de viviendas prefabricadas son más cortos. Una casa construida de forma convencional en el sitio, generalmente requiere entre tres y seis meses para llevarse a cabo. En contraste, la construcción, fabricación y montaje de una casa modular o prefabricada se puede llegar a completar en un mes o incluso muchísimo menos. Por supuesto, la complejidad de las secciones determinará el plazo de construcción final en ambos casos, pero los tiempos indicados nos ofrecen una idea general.

Seguridad

Dependiendo de la región en la que se pretendan situar, las casas prefabricadas también pueden estar específicamente diseñadas para brindar seguridad contra condiciones climatológicas extremas y pueden contar con una gran eficiencia energética, lo que, por cierto, también supone un ahorro en climatización.

Los estándares de construcción, por ejemplo, exigen detectores de humo, ventanas de salida en los dormitorios, así como dos o más puertas exteriores. También es común que se exija un límite de material combustible alrededor de hornos, calentadores de agua y cocinas en las viviendas prefabricadas.

Desventajas

El coste del terreno

Obviamente, es necesario ser el propietario legal del terreno en el que deseas instalar una vivienda prefabricada. Además, debes verificar que sea factible edificar una casa prefabricada en la propiedad y conectarla a servicios públicos como electricidad, agua y alcantarillado.

También se requiere hacer pruebas de suelo en la propiedad, realizar inspecciones y obtener permisos. Todo ello puede ser costoso, y llevar mucho tiempo.

Claro está, si lo que estás considerando es si construir una vivienda prefabricada o construir una casa por el método tradicional, esta desventaja aplica a ambas modalidades. La opción que saldría beneficiada de este punto sería la compra de una vivienda ya construida y lista para entrar a vivir.

Los servicios públicos pueden ser un problema

Otra desventaja de las casas prefabricadas tiene que ver con la dificultad de planificar los servicios públicos y otros requisitos específicos del sitio. Por ejemplo, el terreno debe ser nivelado en caso de contar con un gran desnivel, suponiendo un gasto adicional a la construcción de los cimientos.

A continuación, es necesario sentar las bases, hacer arreglos para las conexiones de alcantarillado y electricidad, así como conectar al agua de la ciudad o encontrar un pozo.

Pero, de nuevo, esto se repite también con cualquier tipo de vivienda de nueva construcción, sea prefabricada o no. Y, si consideras que todo este proceso te podría resultar demasiado complejo o agotador, siempre puedes buscar una empresa que se encargue de todos estos detalles.

Se debe pagar la casa antes de mudarse

Otro inconveniente que, en realidad, se refiere a comprar una casa ya construida VS construirla nosotros, pero nos parece vital tener todas estas cosas en cuenta antes de lanzarse y por ello las mencionamos.

Para las nuevas construcciones, existen las hipotecas de autopromoción en las que, al igual que sucede con el resto de las hipotecas, se abona una entrada y el resto se financia. Solo que el capital del préstamo hipotecario se va liberando de forma parcial, conforme se va avanzando con la obra.

La gran diferencia en este caso es que, tras pagar, debes lógicamente esperar a que se construya antes de poder disfrutarla, ocasionando un gasto al residir en otro lugar mientras se finaliza la construcción. Esto con una vivienda ya construida no pasa.

El matiz aquí es que las prefabricadas cuentan a su favor con un tiempo de construcción inferior y, por tanto, menores gastos.

De hecho, en el contrato se incluye un cronograma para realizar los pagos a plazos mientras se construye la casa. Y debido a que son casas que se pagan a medida que se construyen, debes estar particularmente seguro de que puedes pagar una antes de optar por este tipo de casas.

Gozan de peor reputación

Entramos por fin en una desventaja específica de las viviendas prefabricadas. Y es que, a ojos de los demás, suelen estar peor consideradas. Esto es así porque la palabra «prefabricado» posee ciertas connotaciones negativas. Si, por contra, se denominaran «casas de fabricación optimizada» o algo similar, otro gallo cantaría.

Hemos mencionado este punto porque debíamos hacerlo, pero al mismo tiempo te recomendamos no tenerlo en cuenta. ¿Vas a dejar que la opinión de los demás influya en una decisión tan importante?

Son menos personalizables

Antes de nada comencemos indicando que la inmensa mayoría de los modelos de casas prefabricadas sí que son personalizables y que, en general, casi todo se puede hacer (aunque, cuanto más te salgas del diseño original, más se incrementará el coste). Sin embargo, una vivienda tradicional está por encima en este punto.

El beneficio principal de las casas tradicionales es que pueden ser construidas a la carta. Perdemos esa optimización en el proceso (precios, tiempos, control de calidad…) en pos de una mayor personalización.

Si tu dilema viene por este lado, lo ideal sería que hables con varias empresas dedicadas a la fabricación de casas prefabricadas y les cuentes lo que tienes en mente, para establecer si es posible hacerlo con ellos, aunque sea con ciertas personalizaciones, o si necesitas irte a un diseño completamente a medida.


Registrado en Safe Creative
Referencias, créditos & citaciones APA
Revista educativa CursosOnlineWeb.com. Equipo de redacción profesional. (2022, 10). Pros y contras de las casas prefabricadas. Escrito por: Susan Urban. Obtenido en fecha 11, 2022, desde el sitio web: https://cursosonlineweb.com/casas-prefabricadas-pros-contras.html

Privacidad | Referencias | Mapa | Contacto