Saltar al contenido

Biografía de Friedrich Nietzsche

Friedrich Nietzsche

«¡Dios ha muerto!». ¡Y parece que nosotros lo hemos matado!, apostillaba el hombre loco, ventrilocuado por su autor, el filósofo alemán Friedrich Nietzsche, en uno de sus aforismos más irreverentes y transgresores. Los cimientos del viejo mundo se derrumban, dejando tras de sí una escombrera que da cristiana sepultura a la fe; aquella fábula sobre la que se levantó el pensamiento occidental, sus consideraciones morales, y toda manera de escrutar y organizar el mundo. «¿Quién limpiará esta sangre de nosotros?».

Injustamente vapuleado por la historia, Friedrich Nietzsche, desarrolló, a lo largo de su corta, pero intensa vida, una prolífica obra donde abordó temas tan diversos como la filología, la música, la religión, el arte o la historia. Es conocido sobre todo por la ácida crítica de la religión, cultura y filosofía occidental, mediante la disección de los conceptos que guarda imperiosamente, analizando de manera concienzuda las actitudes morales, es decir, la postura ante la vida; tanto positiva como negativa.

El trauma original

Franziska Oehler dio a luz a Friedrich Nietzsche un 15 de octubre de 1844, en Röcken, un pequeño pueblo del estado federado de Sajonia-Anhalt. Sus padres convinieron llamarle así en un acto de pleitesía a Federico Guillermo IV de Prusia, que el día de su nacimiento, cumplía 49 años. Se crió en una familia de clase media, lo suficientemente solvente como para tener un hogar en propiedad, pero sin demasiados alardes. El padre, Carl Ludwig Nietzsche, era un pastor luterano, que además contaba con el privilegio de ejercer como preceptor privado en el ducado de Sajonia-Altenburgo.

El caminante sobre el mar de nubes
El caminante sobre el mar de nubes, de Caspar David Friedrich, se ha usado frecuentemente para ilustrar las obras de Nietzsche.

Tuvo dos hermanos, de los cuales, el menor, falleció tan solo un año después de que lo hiciera su padre, en 1850. Este hecho, traumático para Nietzsche pese a su corta edad, propició que la familia se trasladara a Naumburgo, bajo el amparo de la abuela materna y las hermanas de su padre. El mismo relataba en De mi vida: escritos autobiográficos de juventud, el poso que aquellos sucesos dejaron en su alma, siendo plenamente consciente de la inminente muerte de su padre a causa de un supuesto reblandecimiento cerebral, que fue lo que pudo certificar el forense. Tan solo un año más tarde, su hermano menor, presa de un ataque convulsivo repentino, moría.

Aun habiendo vivido circunstancias tan adversas, Nietzsche admitiría que su infancia fue la época más feliz de su vida. Durante su estancia en Naumburgo, acudiría a la antiquísima y prestigiosa escuela de Somgymnasium, lugar en el que fraguó algunas amistades, y que le llevó a codearse con las clases adineradas de la región. Al cumplir los 12 años, vuelve a recibir un revés con el fallecimiento de su abuela materna, quien lo acogió con los brazos abiertos después de la inesperada muerte de su padre. Ni siquiera es aún un adolescente, pero ya demuestra increíbles dotes para la prosa, dejando entrever una sensibilidad precoz.

Comienza a abonar inquietudes, dejándolas florecer a través de su plumín. En cierto modo, define un estilo propio, que lo alejaría de la ortodoxia y sobriedad de los clásicos de ensayo filosófico. Los primeros escritos de Nietzsche ya revelan una predisposición al cripticismo envuelto de un halo místico, insondable pero lúcido y ocurrente. Luego, ingresaría en otra escuela de renombre, Schulpforta, donde figuras de talla intelectual como August Ferdinand Möbius o Johann Gottlieb Fichte cursaron también sus estudios.

Pero sin duda, el genio se configura cuando emprende sus estudios de Teología y Filología clásica en la Universidad de Bonn, institución conocida por acoger al pensador Karl Marx. Sin embargo, y aunque la cátedra la metiera de lleno en el mundo de las ideas, pocos meses después decide cambiar de tercio y matricularse filología, abandonando sus estudios teológicos y convirtiéndose en un hereje para su familia. Acaecen aquí, en el año 1865, dos acontecimientos que marcarían su destino para siempre; la lectura de Arthur Schopenhauer, que buscaba romper con la tradición hegeliana, y el diagnóstico de una sífilis contraída en un burdel.

Docencia en Basilea

En 1868, la tragedia vuelve a cebarse con él, sufriendo un accidente ecuestre que, si bien no tiene una impronta palpable en su salud, lo deja lo suficientemente maltrecho como para eludir el servicio militar, cosa que probablemente no le desagradó en exceso, pues era un ferviente antimilitarista. ¡Maldita y bendita suerte! Decide entonces recluirse, y entregarse con fervor religioso al estudio del pensamiento. Pasa los días y las horas leyendo, estudiando, al mismo tiempo que escribe. Por todos es conocida la devoción musical del filósofo, que gustaba de amenizar esas interminables jornadas con Richard Wagner sonando de fondo.

Caballo turin
El caballo de Turín, película inspirada en un episodio de la vida de Friedrich Nietzsche

Al cumplir 24 años, antes de licenciarse, consigue ser contratado como profesor en la Universidad de Basilea. Su labor docente pasa, fundamentalmente, por impartir clases de filología, causando un revuelo notable entre sus compañeros, que quedaban asombrados por la inteligencia arrolladora de Nietzsche. Llevó a cabo estudios reseñables sobre la métrica poética de los antiguos, discerniendo aspectos de la filología clásica que resultaban inauditos hasta la fecha.

Tan magnífico talento, se acabó recompensando con la concesión del doctorado, para el que no pasó examen alguno. En pleno momento álgido de su carrera, con una demostrada proyección profesional, la divina providencia, como en una conjura contra el apóstata, lo castiga con la difteria y disentería, agravando su estado de salud. Acepta con estoica resignación sus circunstancias, sin cejar por un momento en su empeño por sacudir los cimientos de la filosofía contemporánea.

Nietzsche, el filósofo

Edita en 1872 El nacimiento de la tragedia, que aborda el origen de la tragedia griega desde un prisma absolutamente inverosímil para sus coetáneos, adentrándose en terrenos pantanosos como el existencialismo y la metafísica, en un inenarrable ejercicio de estilo que más tarde él calificaría como “imposible.” Ante esta propuesta inclasificable e informal, para sorna y asombro de los filósofos del momento, Nietzsche se enclaustra, es expulsado de la cátedra y se dedica enteramente a la producción filosófica.

Esta determinación le llevaría a acumular una extensa bibliografía, consolidándose como una figura totémica de la filosofía. Tras su precipitada salida de la cátedra, publica La Gaya Ciencia, en 1882, una afrenta al cristianismo con una mordaz crítica a la sociedad occidental, en la cual, diserta sobre la muerte de Dios y el nihilismo que sacude Europa. Perseverante, y mientras su salud le dé tregua, decide declararle la guerra al pensamiento hegemónico, anquilosado en una concepción del mundo platónica y a su juicio perversa.

En el transcurso de estos años, queda prendido de Lou Andreas-Salomé, a la que tímidamente pretende, pero ella lo acaba rechazando, lo que sume a Nietzsche en una profunda tristeza. A todo esto, hay que sumarle sus cada vez más acuciantes problemas de salud, que no solamente lo minan físicamente, sino también psicológicamente, ya que la sífilis muta en neurosífilis.

Nietzsche - Hans Olde
Friedrich Nietzsche, retratado por Hans Olde

Contra viento y marea, saca fuerza para escribir su obra magna; Así habló Zaratustra, mostrando a un Nietzsche furibundo pero locuaz. Se permite el lujo de tirar por tierra la metafísica platónica, la historia de la filosofía, la moral cristiana y, en definitiva, los pilares de la civilización. Cristaliza de esta forma el concepto elevado de superhombre, capaz de anteponerse, con energía renovada, a la terrible enfermedad espiritual que occidente arrastra desde tiempos inmemorables.

Poco después, vería la luz Más allá del Bien y del Mal y, un año más tarde, en 1887, otra de sus obras más aclamadas por el público: La genealogía de la moral. Aquí demuestra que no es un orador huero, sino que es capaz de aplicar a la perfección el método filológico para resolver los problemas clásicos que siempre han acechado a la filosofía.

Los últimos años de su vida, los que van de 1889 a 1900, los pasa confinado en la más absoluta soledad, cayendo en los abismos de la locura, y viendo cómo su cerebro es devorado por una enfermedad insaciable. Queda su legado, resucitado de manera pertinente y perspicaz por Foucault, Derrida o Deleuze. A más de 100 años de su muerte, todavía sigue siendo una rara avis, un autor al que acercarse con cautela pero sin prejuicios, y sobre todo, rehuyendo de la ignominiosa leyenda que lo relaciona directamente con el nazismo.


Registrado en Safe Creative
Referencias, créditos & citaciones APA
Revista educativa CursosOnlineWeb.com. Equipo de redacción profesional. (2022, 11). Biografía de Friedrich Nietzsche. Escrito por: Javier García. Obtenido en fecha 12, 2022, desde el sitio web: https://cursosonlineweb.com/biografia-de-friedrich-nietzsche.html

Privacidad | Referencias | Mapa | Contacto